árboles que si y áboles que no.




Los altos largos pinos
rascan la panza del cielo
con sus peligrosas púas.
Los sabios viejos robles
se pelean con el sol
para entregarnos sombra.
Y estos alegres y ahora desnudos castaños,
que a tantos nos quitaron el hambre
me hablan de Roma
por caminos que nunca dan a ella;

piñones, bellotas, castañas por doquier
me embelesan.

MAS;

Los tilos
no dejan de gritarme locos
en un rudo alemán
incomprensible.
A los chopos no los quiero
ni ver,
siempre tan ordenaditos
en hipócritas hileras.
Para secuoya
la del castillo de Soutomaior,
y que le den por culo al Mendocino Tree.
Y al eucalipto ya lo estas mandando
de vuelta para Australia cabrón.

-----------...-.-.-.-.------..



Vuelan con la nortada

estos sueños míos
de papel;
los baila a su antojo
y yo me enojo ante tal desparpajo.
-¡Oye nortada bájalos!
-¿Oye? ¿Podré alcanzarlos?-
Los miro de reojo, me acongojo,
…y al final me rajo.

------....-------...--...------...---..-

"Primavera", de Giuseppe Arcimboldo

Sirle en mi sien

y crece una bonita

enredadera


Crepúsculo playero



Y ya patinan danzantes
por el filo de las olas,
tratando alcanzar la arena,
las luces de las farolas.

Se diluyen ya de estas dornas los colores
en la acuarela del mar,
y este suave viento de cuña, (con dirección noreste procedente de las
azores),
lo moldea todo.

Y arenita húmeda
entre los dedos de mis pies;
y una luna de sal
repleta de peces plata.

en clave de rap [4 por 4]

Noches sin choques y sin visión de escotes
me han hecho ver que necesito de su enfoque.
Y es que encerrado en esta cruz no gano nada,
los años de juventud se marchan para no volver jamás.

Deja que achuche, tú goza de mi estoque,
y de este, en mi habitación, sexual buqué.
Del toque flojo al rojo roce
y con mi roque ojo en tu brillo, por fin lo supe:

tú vas a abrir estas bridas que sujetan mi alma.
Yo dejaré mi cuerpo atrás pa’ ver si obtengo calma,
y olvidaré mis tripas y este averno que llevo dentro,
tú hazme volar; yo convierto tu sexo en amor eterno.

traen la esperanza...



Rudo invierno;

en la nieve espesa

huellas de grulla.

Lotería


Bueno, este es un regalito que me dejó Narci en su blog:

http://petalosdealma.blogspot.com/

Antes de nada, muchas gracias Narci.

Es un número de lotería de navidad, idea surgida en el blog http://alasdeplomo.com// si pincháis http://alasdeplomo.com/2009/11/14/regalamos-loteria-de-navidad-2009/comment-page-6/#comment-32332 veréis las normas.

Ahora yo tengo que premiar a otros cinco blogs con él. No sé si ya lo tenéis o no pero sería para (redoble de tambor):

http://retaisdanada.blogspot.com/

http://aeroticadaspalabras.blogspot.com/

http://llamamecordelia-burbuja.blogspot.com/

http://lyaliniaro.blogspot.com/

http://rgamboav.blogspot.com/

Cuentos NO populares rusos: Invernando.

Un toro que paseaba por la calle mayor se encontró con una prostituta:

-¿Qué haces ahí quieta con este frío prostituta?, le preguntó.

-Busco compañía para poder calentarme, si alguien me diera cobijo esta noche lo aceptaría ¿sabes?

-Vente conmigo. Buscaremos juntos cobijo.

Continuaron los dos su paseo y se encontraron a un borracho.

-¿A dónde vas borracho? preguntó el toro. Decídete, o para el este o para el oeste, bromeó.

-Busco un cajero para resguardarme de este maldito frío, respondió el borracho.

-Pues vente con nosotros.

Siguieron andando los tres hasta toparse con un yonqui:

-¿Qué haces ahí acurrucado yonqui?, preguntó el toro.

-Tengo frío, respondió el yonqui.

-Pues nosotros también tenemos frío, ¿si quieres unirte?

Y el yonqui continuó con ellos. Anduvieron un ratito más y se cruzaron con un empresario que vestía un traje negro y llevaba un maletín de oro en la mano.

Pasaron de largo; siguieron andando hasta que esta vez pasó por al lado suya una drag queen dando botes.

-¿A dónde vas tan saltarina drag queen?, preguntó el toro

-Es para calentarme, estoy fría, ¡Ohi!, por dios, que torazo, y yo necesito hot ¿sabes?, so hot, so so so hot, respondió la drag queen.

-Pues todos nosotros buscamos lo mismo, repuso el toro.

Y juntos los cinco prosiguieron su camino, charlando, unos más que otros; pero pasándoselo bien en general.

Llegaron por fin a un muy apetecible cajero, y como la moraleja de este relato es que el trabajo en equipo siempre es útil, gratificante, estimulante, etc.; el toro, de una fuerte envestida abrió las puertas de aquel palacio, que hasta tenía cámaras de vigilancia; allí si estarían seguros. La prostituta se encargo de dar calor a todo el personal, y el toro estaba encantado. El borracho abrió todos los cartones que llevaba. Todos bebían. El yonqui estaba contento como un niño, y todos los demás le acariciaban la cabeza como despeinándolo; y el reía tímido. Además, al toro, le sentaban bien las cosas que el yonqui le ofrecía; se ponía eléctrico, fingiendo que peleaba en un cuadrilátero de boxeo, dando puñetazos al aire, alzado sobre sus patas traseras. Y la drag queen, que decir de la drag queen si era el alma máter de la fiesta; toda la noche actuando para ellos, dándolo todo en aquel cajero, que con ella allí nada tenía que envidiar al mejor teatro de Moscú.

Y sumergidos en aquella bacanal se habían olvidado por completo del aterrador frío de ahí fuera.