Encubado

Encubado con víboras
y no hay mar para arrojarme.
No hay nada. Nadie.
No hay nadie. Nada.
No hay vino ahora.

Castigado por blasfemo.
Enfermo de ideas redondas
achatadas por los polos,
jodería con cualquier monja.

Castigado por sincero
desencanto de las formas
que se pierden ahí fuera.

No pienso cortarme las uñas.
En esta cuba
dejaré mi huella
con garras de pollito.

Cegaré la vida aquí,
en este tonel sin espita.

No pienso cortarme la crin.
En esta cuba
eso me recuerda
a la muerte, al fin.

Amaré la vida aquí,
en este tonel sin espita.

Tierra parricida
Que anhela
La bruma enrarecida
de mis puertos.

Adiós bruma,
aquí si hay humedad.

-“Tiren a ese pecador al manzanares.
Ya las víboras se ocuparán
de ahogarlo en su propia sangre.
Tiren a ese blasfemo al manzanares”

0 comentarios: