Explorando mis cinco sentidos y intentando descubrir alguno más

Coloque, enfrentados entre sí,
amplificadores que emitían variaciones de presión.
Su percepción en mi piel.
Del calor y su ausencia (frío), termocepción.
Coloque miles de plumas por el suelo.
Su caricia en mi piel.
Buscando la propiocepción.
Evitando la nocicepción.
Equilibriocepción.
Coloque luces de colores.
Proyecte figuras sin sentido.
Quemé mil tipos de olores.
En la nariz están las únicas neuronas que se regeneran.
Reproduje diferentes sonidos.
Creo que no escucho bien los graves.
No creo llegar a los veinte hertzios.
Ni a los veinte mil.
Sin duda salen ganando mis ojos.
Y a veces, en muy pocas ocasiones,
la yema de mis dedos (contigo).
Ahora estoy jugando con la magnetocepción.

1 comentarios:

  A do outro lado da xanela

15 de marzo de 2008, 4:53

A mi no me hace falta seguir experimentando con mis sentidos después de leer algo así... me los has reactivado todos, especialmente uno que apenas conozco, el de mi melancolía.

Un placer leerte, como siempre.

Un abrazo