Cálida esperanza

Aguaceros, repentina brisa con sal
bañándome del costado las heridas
que siguen indolentes a la tempestad.
¡Huracán!...y agarrándome con bridas.

Hoy me siento masoca y algo megalómano…
Frustrado por la necesaria espera
rompen a llorar los grillos en mi mano
viendo partir, a lo lejos, mis quimeras.

Hoy me siento con ganas de sufrir…
Las flores que tan preciosas ayer eran,
se me antojan sosas, sin algún matiz.
Ya, ni los payasetes me hacen reír.

¡Ya me caigo, me oyes, no me levantes!
¡Ya me levanto, me oyes, no me tires!

De repente sale un sol así de grande,
forzando el florecer de mi primavera.
De nuevo las flores tan preciosas.
¡Oh! Mi cálida esperanza… ¿y si yo no te tuviera?

1 comentarios:

  DAD

13 de enero de 2008, 8:56

AGUACEROS DOS COLLÓNS
SON OS QUE PERCORREN AS VENAS,
ENCHÉNDOAS DE MALA HOSTIA,
DOS QUE ESPERAN, INCAUTOS
QUE SE BAÑAN DE COSTADO NAS FERIDAS,
IMPACIENTES ALGUNHA NOTICA
DE TI, DE TI
FROM YOU,
JODERRRR