Delirios de una mente aturdida.

Escuchemos los delirios de una mente aturdida.
¡Oh, bagaje de las almas errantes, divino elector. No fuerces más la impermanencia del mundo. Desígname tan solo clarividencia, el equilibrio de todas las cosas. Ni frustres mis ideales pues de ahí llega el dolor!
Si, me aferro a la vida como un parásito, chupando lo que puedo y más, y vuelvo a imaginar ser un niño etíope y me muero de hambre. ¡Estoy hambriento! Estoy sufriendo. Busco siempre el centro de las cosas. Creo la corriente justa para que el agua entre sin esfuerzo por ese embudo. Más adelante la dejaré caer a chorro, ¡de forma natural! Por que todo es eso. Todo se simplifica. Nuestro cerebro no puede recordar todo. Esta limitado. Por ello se crean los ideales: ¡simplificaciones! Y los míos no son los tuyos. Así que déjame en paz. Sigue tu camino y si puede ser no tropieces. No conmigo. Te dejaría pasar primero. Que sencillo, que limpio, que sutil, que austero. Que morigerado, que sobrio, que templado, que moderado, que contenido…nunca demasiado. ¡Nunca perturbado!
El amor esta cambiando y seguimos sin saber lo que es. Es una reacción química en nuestro cerebro. El caso es ¿La produce el o la produces tú? Tú no eres tu cerebro, tú mandas sobre el, solo tu yo, ¡quizás el conjunto de todas tus células!, quizás algo más, algo como el “yo original” descrito por los budistas, no se lo que, pero tú decides cuando soltar endorfina…todo es regulable ¿o no? Pero de todas formas es. Así que por lo menos a mí me gusta Todo es una graduación: el color, la música, todo lo que percibimos. Mi graduación tampoco es la tuya. Yo tiendo a buscar el equilibrio, no me gustan los extremos ¡odio los grupúsculos sociales!
- ¿tú que eres, un punk?
- Sí.
- Pues vete a la mierda.
- ¿tu que eres, un pastillero?
- Sí, ¡que pasa!
- Pues que te den por el culo.
- ¿tu que eres un hippie?
- No soy una fuerza cósmica que…
- Ey, ¡ey! Cállate y que te jodan.
- ¿tú que eres, un rastafari?
- Soy hijo de Yah
- Y yo de Rosina piojudo cabrón.
- ¿tu que eres una comebolsas?
- Si, ¿tienes?
- Anda pasa pal baño que me entretienes.


Así que ya os lo digo yo: la felicidad se alcanza. Solo hay que tomar dos tazas de caldo al día. Pero a ver quien toma caldo en pleno agosto. Intentaré comprobar si en verano se puede sustituir por sopas frías ¡esa debe de ser la causa! La causa del dolor.
Pues eso; delirios de una mente aturdida, odas de pinza.

0 comentarios: